Vigilancia y Escoltas


Los VIGILANTES DE SEGURIDAD son profesionales con un alto nivel de entrenamiento, que reúnen las condiciones físicas, psíquicas e intelectuales adecuadas para desempeñar su función de vigilancia, protección y custodia, debiendo superar una cuidadosa selección, así como una evaluación psicotécnica. 

La experiencia acumulada en el sector, en los 15 años que la empresa viene desarrollando actividades de Seguridad Privada, nos permite concretar las soluciones a las necesidades de nuestros clientes adoptando las fórmulas y pautas de gestión que se ajustan a cada caso, siendo la calidad en nuestros servicios el gran objetivo de todas las áreas de trabajo de la empresa. 

Para ello, seleccionamos los medios y métodos más fiables, sobre todo el equipo humano, al que exigimos la experiencia, formación y responsabilidad que requieren las actividades que realizan:

PROTECCIÓN DE LAS PERSONAS
Los servicios de escoltas privados, cuya función es el acompañamiento, defensa y protección de personas determinadas que no tengan la condición de autoridades públicas tendrán como misión el impedir que los clientes sean objeto de agresiones o actos delictivos intentando únicamente proteger su vida e integridad física.

La empresa cuenta con una plantilla amplia de Vigilantes de seguridad con la especialidad de ESCOLTAS DE SEGURIDAD PRIVADOS, todos ellos acreditados y asesorados para que, en el desempeño de sus funciones, no realicen identificaciones o detenciones, ni impidan o restrinjan la libre circulación de personas, salvo que resulte imprescindible como consecuencia de una agresión a la persona protegida o a los propios escoltas, debiendo en tal caso poner inmediatamente al detenido o detenidos a disposición de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad, sin proceder a ninguna suerte de interrogatorio, cumpliendo siempre con la normativa vigente.

A partir de la entrada de la Ley de Seguridad Privada, ofrecemos el servicio de ESCOLTAS privados.

Los escoltas durante la prestación de su servicio portarán el arma reglamentaria con discreción y sin hacer ostentación de la misma y harán uso de la misma solamente en casos extremos cuando peligre la vida, integridad física o libertad de la persona que protegen. Nunca utilizarán la misma cuando se encuentren fuera de servicio quedando entonces depositada en el armero de la empresa o en sus Delegaciones y únicamente en caso de que, en el lugar que se esté prestando el servicio no existan, se hará cargo del arma el escolta previa autorización.

Harán los ejercicios de tiro reglamentados y serán responsables del mantenimiento y conservación de las armas que tienen asignadas.

La empresa y el personal con la especialidad de Escolta de Seguridad Privado tienen asumido que han de prestar, y están dispuestos a hacerlo, el máximo de colaboración a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado. Prestan los servicios a los clientes con efectividad y la máxima diligencia, no dejan nunca un servicio descubierto y utilizan, con la máxima discreción y reserva, las armas con las que prestan los mismos